— INICIO—

Bienvenidos

Bienvenido a "El Pantoque". Este modesto blog pretende ser un espacio en el que presentar mi afición por el modelismo naval. Mi experiencia en este campo no es tan grande como las ganas de aprender, no me considero ni experto ni maestro, simplemente uno más entre los modelistas que practicamos este arte.

En construcción naval, se denomina pantoque a la zona curva de unión entre el costado y el fondo del casco de un buque. Visto desde el interior es la zona de acople de los elemento estructurales llamados varengas (fondo) próximos a la quilla y cuadernas (laterales). El pantoque, se encuentra pues bajo la línea de flotación de un buque, y tanto en navíos reales como en modelos a escala es la última parte que se cierra al forrar el casco y la mas difícil y delicada de esta operación, la que requiere mayor destreza, por ello he decidido usar este sustantivo para botar el blog.

Tiene gracia que un individuo de secano, un sevillano de la campiña, tenga tanta afición por la navegación. De pequeño, a los 4 años de edad, mis padres me llevaron por primera vez a la playa, a un pequeño pueblo de pescadores en la costa gaditana, Barbate. Mi primera impresión al llegar por esa arena blanca a la orilla, al sentir el agua fría del Atlántico en los pies, al percibir ese olor característico a mar y combatir la brisa marina es que el mar se tragaba al pueblo con sus habitantes, tuve miedo, aquella inmensidad de agua en movimiento me produjo un recelo característico en un niño de esa edad, llegando a pensar que aquel pueblecito de blancas casas había sido cubierto por las aguas, pero como soy osado por naturaleza le planté cara a los elementos, de tal suerte que tuvo mi padre que meterse en el agua hasta las rodillas para frenarme. Aun hoy, cuando me acerco a la costa, frente al piélago, siento esa sensación de inmensidad, ese respeto por las fuerzas de la naturaleza y una profunda admiración por los hombres cuya vida y profesión se desarrollan sobre la tablazón de un barco.

Desde pequeño, me aficioné a las maquetas navales, especialmente las de madera, pero la situación familiar y la dedicación a mis estudios frenaron esa vocación, postergándola hasta que terminé mi formación académica básica, momento en que, empezando desde cero, y muy poco a poco me he ido sumergiendo en este maravilloso mundo del modelismo naval, documentándome sobre la historia naval y el desarrollo de la navegación, pero sobre todo a valorar y admirar, como diría Pérez Reverte, a unos hombres de hierro sobre bellas estructuras de madera.

Por coincidencias de la vida, hoy mi gran pasión es construir las maquetas de unos navíos y estudiar la historia de los hombres que los tripularon y que frente a esa misma costa barbateña que me dejó impresionado por primera vez dieron a este país una lección de bizarría, cuando el valor, la obediencia y cumplir con el deber hasta el final se convierte en un modo de vida.

¡Honor y Gloria a los Héroes de Trafalgar!

Embárcate pues, paciente lector, grumete o brigadier del modelismo naval, en "el pantoque", navega por sus páginas, mantente en facha mientras ojeas sus entradas, anota tus sugerencias y comentarios como si de una bitácora se tratase.

Espero que la travesía te guste. Gracias de antemano por tu tiempo y comentarios. Espero verte a bordo con frecuencia.

Saludos,